alertaeuropa.cibeles.net

El Partido Popular se dispara en el Senado y logra 130 senadores, seis más que en diciembre

martes 28 de junio de 2016, 21:21h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

España ha elegido este domingo por sistema mayoritario 208 senadores, de los 266 que en total componen la Cámara Alta. Los restantes (58 senadores) son designados por las cámaras autonómicas.
El Partido Popular ha mejorado notablemente sus resultados de diciembre y logrado 130 senadores, seis más que en diciembre. Lo que le permitirá conservar la mayoría absoluta, que ostenta en el Senado desde 2011, y que se sitúa en los 134 escaños gracias a la suma de sus senadores de designación autonómica.

Con los resultados conocido este domingo, tampoco se produce el temido «sorpasso» aunque los socialistas pierden apoyos y se quedan en 43 senadores, 4 menos que los obtenidos hace medio año. Tras el PSOE, la coalición Unidos Podemos mantiene sus 16 senadores de diciembre. Le siguen Esquerra Repúblicana de Cataluña, que junto a los populares crece en número de asientos y logra 10 escaños frente a los 6 de la anterior legislatura. Por su parte, Ciudadanos no ha logrado representación en la Cámara Alta.

Por detrás quedan otras formaciones como el PNV (5 senadores) que se deja un senador por el camino, Convergencia que se desploma y se queda en 2 escaños (en diciembre logró 6 senadores). Con un senador cada uno, Coalición Canaria y Agrupación Socialista de la Comera, que conservan sus posiciones.

Cómo se eligen los senadores

En total, se eligen directamente por sufragio universal y sistema mayoritario cuatro senadores por provincia aunque en el caso de las provincias insulares, cada isla o agrupación de ellas son circunscripciones a efectos de esta elección. Por lo tanto, en las consideradas «islas mayores» (Gran Canaria, Mallorca y Tenerife) se eligen tres senadores y uno por cada una de las islas restantes: Ibiza- Formentera, Menorca, Fuerteventura, Gomera, Hierro, Lanzarote y La Palma. Por su parte, en el caso de Ceuta y Melilla, cada una de ellas elige a dos senadores.

Los electores pueden dar su voto en la papeleta a un máximo de tres candidatos en cada una de las circunscripciones provinciales, y dos en el caso de Gran Canaria, Mallorca, Tenerife, Ceuta y Melilla. Sólo uno en las restantes circunscripciones insulares. En cuanto a los senadores designados por las cámaras autonómicas se designa un parlamentario por millón de habitantes, intentando mantener una representación proporcional.

La importancia de llamarse «Senado»

Considerado por parte del público como una suerte de «cementerio de elefantes» por el número importante de exaltos cargos o exministros que tradicionalmente pueblan sus escaños, en el envío de propaganda electoral algún partido como Ciudadanos sólo incluyó la papeleta del Congreso de los Diputados. Sin embargo, a pesar de su rol tradicionalmente secundario la «hermana pequeña» del sistema parlamentario español cobra especial relevancia en dos puntos: La reforma constitucional y la suspensión de la autonomía. De ahí el interés mostrado por Unidos Podemos y parte del PSOE, en unir fuerzas para arrebatar el control de la Cámara Alta al PP.

En concreto, en el caso de la reforma constitucional – uno de las principales propuestas de partidos como Podemos o el PSOE- la Constitución en su Título X (artículos 166-169) establece dos procedimientos para su enmienda, según la materia que se quiera modificar: Uno denominado «extraordinario», contemplado para revisiones íntegras del texto constitucional o de reformas parciales del Título Preliminar; la parte del Título I correspondiente a los derechos fundamentales (artículos 15 a 29) y el de la Corona (Titulo II, artículos 56-65). Y otro ordinario recogido en el artículo 167, aplicable a cualquier modificación del resto de preceptos de nuestra carta magna. En ambos casos se requieren mayorías reforzadas, de tres quintos o dos tercios de ambas cámaras. Así que en el Senado puede bloquearse cualquier proyecto de reforma.

Respecto a una hipotética suspensión de la autonomía de una Comunidad Autónoma o de una parte de esta, el artículo 155 de la Constitución Española establece que si una región no cumple con sus obligaciones constitucionales o actúa «de forma que atente gravemente al interés general de España», el Gobierno esta habilitado para adoptar las medidas necesarias para hacer que la ley se cumplo. Todo ello, previo requerimiento al presidente de la Comunidad Autónoma y aprobación por mayoría absoluta del Senado (134 senadores). En este sentido, este artículo aclara que el Ejecutivo «podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas» para dar cumplimiento al mandato constitucional.

La preeminencia del Congreso

Para otras acciones más usuales como la aprobación de leyes, de los presupuestos o de proposiciones no de ley, el Congreso de los Diputados tiene preeminencia sobre la Cámara Alta y, por ejemplo, puede desestimar todas las enmiendas que introduzca el Senado a una ley o levantar el veto sobre un proyecto de presupuestos. Zapatero logró sacar adelante las cuentas públicas de 2005, 2008, 2009 y 2011, sin el aval del Senado. En todos estos casos, el Congreso dio la definitiva luz verde a los presupuestos con los votos de grupos minoritarios unido a los diputados socialistas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Alerta Europa

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.